Cuando una persona se ama a sí misma, todos lo notan. Definitivamente, el amor propio es algo que deberíamos practicar como un compromiso inquebrantable con nosotros mismos, la buena energía y el buen ánimo se esparcen por el ambiente cuando una persona feliz se cruza en nuestro camino.

Querernos es el punto de partida de todo bienestar emocional, pero también es lo que permite que podamos estar a gusto con los demás y que los demás lo estén con nosotros. Es imposible querer de verdad a alguien si antes no hemos pasado por un proceso de aceptación y abandonamos la costumbre de disociar de nuestras vidas las partes que no nos gustan. Piensa que si no te quieres, nadie lo hará por ti.

¿Por qué la falta de amor propio hará que nadie me quiera? Es algo que podríamos preguntarnos. Pues bien, la respuesta no es demasiado compleja. Cuando una persona no se quiere a sí misma o se valora de forma positiva solo cuando actúa de forma correcta, sin fallar, tiende a dar el mismo trato al el resto de personas de su entorno.

Nosotros no tenemos más remedio que soportarnos, no podemos escaparnos de nuestro propio yo. Pero evidentemente, los demás no tienen por qué tolerar nuestra manera de juzgarles, nuestros celos, nuestras desvalorizaciones.

Por lo tanto, cuando este es nuestro caso y escogemos a una pareja para cubra esa necesidad de amor que tenemos y que no sabemos cubrir con nuestra estima, aparece la dependencia. La dependencia es apego hacia algo o alguien porque creo que “esa persona me hará feliz”, “esa persona completará mi vida”, “esa persona es indispensable para mi bienestar”, etc.

Te brindaremos algunas señales de amor propio que los demás notan

1. Crees en ti mismo

Sabes cuáles son tus capacidades, tienes ánimos y disposición para aprender porque no te intimida el fracaso.

2. No temes probar cosas nuevas

Errar es de humanos y lo sabes muy bien. Todos nos equivocamos, lo difícil es aprender de ello, pero tú lo haces y los demás lo ven.

3. Sabes escuchar a los demás

El estar bien contigo mismo te permite apoyar a otros. Tus buenas vibras y ánimos ayudan a otras personas a equilibrarse, resolver problemas y ver siempre el mundo desde la oportunidad. ¡Seguramente tus amigos te dan las gracias muy seguido!

4. Te aceptas tal y como eres

Has aprendido a ser, no quien eres por accidente, sino quien realmente quieres ser. Sabes que el éxito y el fracaso son relativos, que nadie tiene derecho a juzgarte, nadie tiene poder sobre tus pensamientos o decisiones más que tú mismo. 

5. No te afectan las críticas

No te preocupa lo que las personas piensen de ti, sino lo que tú piensas de ti mismo. Sabes que ser agradable para todo el mundo es imposible, así que haces lo que te gusta y lo que te hace sentir cómodo sin importar el que dirán. 

6. Sabes lo que te hace feliz 

No comparas tu vida con la de otros, solo buscas tu propia felicidad. Sabes cuáles actividades te agradan y cuáles no, por ello, no te importa negarte a hacer algo que no te gusta.

7. Tienes tiempo (o lo creas) para hacer lo que te gusta

Al estar enfocado en ti mismo y poner tu felicidad por encima de todo, estás siempre dispuesto a sacar tiempo para ti y las actividades que te gustan. 

8. Eres una persona positiva

Eres una persona realista tanto con las situaciones buenas como con las malas, pero has aprendido a aceptar las adversidades como oportunidades que pueden dejarte una riqueza incalculable, incluso más que las buenas noticias.

Cada día que te levantes, has de decirte a ti mismo que vas a decidir quererte a pesar de como te vaya el día, a pesar de como te vaya la vida.

Si eres capaz de lograrlo, de quererte a ti mismo a pesar de tus fallos o tus desavenencias, no necesitarás del amor “extra” que te proporcione otra persona. La elegirás, en libertad, porque quieres estar con ella, porque la vida a su lado es mejor y suma. Si te quieres, agradecerás el amor de los demás, pero no lo necesitarás.

No elegirás a tu pareja en función de una necesidad que te corresponde cubrir a ti. A su vez, esto provocará, inevitablemente, que esa persona se sienta a gusto contigo y que la relación se convierta en una fuente extra de bienestar.

Autor newshopad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.