Es imposible evitar el estrés de cada día. Las expectativas de los demás, las decepciones, el trabajo, las cuentas, las fechas límite, los problemas sociales: todo esto puede generar tensión y lo sabemos!!

Los factores estresantes de la vida cotidiana tienen la capacidad de acumularse si no los mantenemos bajo control.

Sabemos que todas las mamás aman a sus hijos pero inclusive debajo de todo ese amor sabemos que hay momentos de estrés que no sabemos cómo manejar…

Es por eso que Enigmática hoy te quiere enseñar algunas formas para liberar el estrés y no caer en conductas no apropiadas para ti ni para los tuyos.

1. Equilibra tus obligaciones (como las tareas escolares) con actividades de las que disfrutas (como relajarte o pasar tiempo contigo). 

Todo es cuestión de equilibrio: todo responsabilidades y trabajo y nada de juego y disfrute está mal. Pero si tu horario está tan lleno de actividades, que no te queda tiempo para hacer los deberes, eso también te estresará.

2. Organiza tus obligaciones. 

Utiliza un calendario o aplicación de planificación para registrar los deberes escolares de tus hijos, tus tareas domésticas, el trabajo y otras obligaciones.

Planificar no sirve de nada si no haces lo que planificas: controlar el estrés también significa mantener una regularidad, mantenerte al día y superar la tendencia a dejarlo todo para después.

Tómate tu tiempo para reflexionar un poco cada día sobre cómo te están yendo las cosas. ¿En qué necesitas trabajar? ¿Lo haces? ¿Dispones de tiempo para hacerlo? 

3. Come alimentos saludables. 

Lo que comes afecta a tu estado de ánimo y a tu nivel de energía y de estrés. Comer de forma saludable no significa evitar todos los manjares; de nuevo, la importancia del equilibrio.

Está bien permitirte el gusto de tomarte un helado de vez en cuando, si comes ensalada y carne de pavo con pan integral a la hora de comer. Pero, si los helados y los dulces son tu principal fuente de energía, ¡es muy probable que estés de malhumor y estresado!  

4. Duerme bien. 

Esto puede parecer pan comido. Después de todo, ¿a quién no le gusta dormir? Pero dormir lo suficiente es algo en que nos debemos focalizar porque es fácil dejar que los deberes, hablar con los amigos o un exceso de televisión se interpongan en el tiempo que pasas durmiendo, por mucho que te guste dormir. 

5. Dedica tiempo a hacer ejercicio cada día. 

Es difícil estar ansioso mientras haces respiraciones profundas al correr, bajas por una colina con la bici o simplemente haces ejercicio en casa. El ejercicio físico no solo aleja nuestra mente del estrés, también libera sustancias químicas en nuestros cerebros que nos ayudan a encontrarnos mejor. 

Aprender a controlar el estrés significa desarrollar estrategias de afrontamiento que te permiten tomarte los retos de cada día con filosofía. Implica ver los problemas en perspectiva en vez de ignorarlos y aprender en qué trabajar y qué es mejor dejar de lado.

¿Y tu? comenzaras a tomar algunas de estas prácticas en tu rutina? Si lo haces déjanos un comentario de cómo ha resultado este estilo de vida para ti.

Autor newshopad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.